Otro

Nuevo proyecto trae una afluencia de restaurantes a Northglenn

Nuevo proyecto trae una afluencia de restaurantes a Northglenn



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

No hay muchos cambios en la ciudad de Northglenn. Completamente rodeado por todos lados por otras ciudades, no hay mucho espacio para la expansión, por lo que la selección de restaurantes se ha mantenido igual durante varios años. Sin embargo, un proyecto de renovación urbana de casi diez años de desarrollo, el Webster Lake Promenade, finalmente está trayendo algo nuevo a Northglenn y su escena de restaurantes.

En 2004, la propiedad en la esquina sureste de la I-25 y la avenida 120 fue comprada por la ciudad y la Autoridad de Renovación Urbana de Northglenn para su reurbanización. En los últimos años, la propiedad se ha preparado para un nuevo edificio mediante la demolición de los edificios anteriores a lo largo de 120th y Grant Street. Finalmente, el nuevo edificio comenzó el pasado mes de julio. Cuando se complete el paseo marítimo, tendrá aproximadamente 47,000 pies cuadrados de espacio comercial para restaurantes y tiendas minoristas. “La visión era crear un centro comercial vibrante para la ciudad, y ahora lo estamos haciendo realidad”, dijo el alcalde Downing en la inauguración.

Según Hawkins Development, uno de los socios del proyecto, el paseo traerá 200 nuevos puestos de trabajo a Northglenn.

“Revitalizará esa zona. Necesitamos los trabajos y la nueva construcción en Northglenn, pero también proporcionará restaurantes y servicios de calidad para los residentes, negocios y visitantes ”, dijo Downing.

Muchas cadenas nacionales de comida y restaurantes ya se han comprometido a llenar lugares en el nuevo Promenade, que incluyen: Longhorn SteakHouse, Jim 'N Nicks Bar-BQ, Panera Bread, Bad Daddy's Burger Bar, Café Rio Mexican Grill, Taziki's Mediterranean Cafe, Jimmy John's, y jugo de jamba.

El primer restaurante, Longhorn SteakHouse, cadena nacional, abrió sus puertas el 31 de marzo. Los residentes de Northglenn están claramente emocionados de tener nuevas opciones de restaurantes. Casi dos semanas después de la inauguración, Longhorn todavía está lleno. Puede esperar una espera de 40 minutos por una mesa, incluso a las 7 pm un jueves, lo cual es completamente inusual en Northglenn. Claramente, este proyecto aportará una variedad muy necesaria a la selección de restaurantes de Northglenn.

“Este proyecto de reurbanización ha tardado en llegar, pero la espera valió la pena”, dijo Rosie Garner, presidenta de la Autoridad de Renovación Urbana de Northglenn.


Escuela de ovejas

ÚLTIMO AÑO, DOS DÍAS DESPUÉS DE NAVIDAD, Me encontré temblando en un granero polvoriento en Bel & # xE9n, esperando a que se secaran las ovejas. Afuera, seis Rambouillets de aspecto caído, apiñados en un corral embarrado, parecían vagamente alarmados. El vapor se elevó de sus espaldas mientras el sol disolvía los restos de la nieve de la noche anterior. John Jewell, que estaba a punto de enseñarme a esquilar una oveja, se rascó la barba de sal y pimienta, se puso su robusto mono Key y miró ansiosamente a los animales mientras preparaba sus herramientas. No se pueden esquilar criaturas mojadas o la fibra se enmohece, nos dijo a mí y a los otros estudiantes parpadeantes y con poca cafeína en esta Academia de Ovejas de cuatro días. Y si no los mantienes alejados de su alimentación durante 12 a 24 horas, continuó con indiferencia, se cagarán por todas tus botas cuando esquíes.

¿Han ayunado las ovejas? Me preguntaba. De repente me sentí muy despierto.

En ese momento, más estudiantes llegaron al tranquilo establo de subastas de ganado donde Jewell dirigió el primer taller. Conocí a los granjeros Cody y Kim Burns, que habían conducido desde el sur de Colorado, y a Pat Maas, que había dejado nerviosamente a sus ovejas en el nevado McIntosh. Estaba Jens Deichmann, quien tiene un par de docenas de Churros pastando en su viñedo en Albuquerque & # x2019s South Valley, y Sandra Jones, una doctora de Las Cruces que había comprado algunas ovejas y quería que su hijo de 13 años, Robert, aprende a cuidarlos. Me acurruqué bajo un calentador con Alora Fernández, quien solía trabajar con las cabras en Estancia & # x2019s Old Windmill Dairy, pero soñaba con tener su propia operación, incluidas las ovejas. Todos queríamos aprender a esquilar & # x2014me porque yo & # x2019m soy un tejedor loco que fantasea con tener algún día ovejas, ellas por razones más prácticas.

& # x201C Los esquiladores están envejeciendo, al igual que los ganaderos, & # x201D, dice Katy Lente, una de las organizadoras de la academia. Existe una necesidad urgente de gente nueva, gente joven, que aprenda de ellos y eventualmente llene sus botas cubiertas de barro. Esa es una de las razones por las que Lente, el veterinario estatal Alexis Eckhoff y algunos compatriotas formaron un grupo llamado Proyecto Oveja (oveja es español para & # x201Csheep & # x201D), que albergó esta primera academia experimental de ovejas. Su visión para el futuro, dice Eckhoff, es & # x201Ca una industria ovina próspera en Nuevo México que es inclusiva, sostenible y económicamente viable. & # X201D Por ahora, Sheep Academy todavía se está recuperando, pero en última instancia, el Proyecto Oveja apunta a Educar al público sobre las ovejas y hacer rentable la industria de las ovejas mediante la comercialización de productos derivados de la oveja. Los organizadores también quieren embarcarse en un acercamiento entre productores y jóvenes, incluidos los grupos 4-H en todo el estado.

La industria no siempre luchó así. Las ovejas fueron una vez la fuente de grandes fortunas para quienes vivían en la vasta frontera norte de Nueva España. Fueron de vital importancia para los colonos españoles, que optaron por traer la raza Churro de bajo mantenimiento con ellos al Valle de R & # xEDo Grande para obtener carne y lana. La gente de Din & # xE9 adquirió sus propios rebaños a través del comercio y las incursiones, convirtiendo el pastoreo de ovejas y tejiendo pilares culturales. Los animales prosperaron en el campo abierto. En un momento, los cinco millones de ovejas del estado superaron ampliamente en número a sus habitantes humanos. Roswell se convirtió en un importante punto de comercio y sigue siendo el hogar de la empresa de comercialización de lana más grande del país, con el 20 por ciento del mercado nacional, aunque ahora obtiene lana de mucho más allá de Nuevo México. En 1918, Frank Bond construyó el almacén de lana en el centro de Albuquerque para almacenar cinco millones de libras de lana y transportarla al mercado en el ferrocarril de Atchison, Topeka y Santa Fe. La demanda de lana alcanzó su punto máximo después de la Primera Guerra Mundial, en parte debido a la demanda de uniformes militares y mantas, pero poco después, la lana comenzó décadas de declive con la afluencia de telas sintéticas más baratas.

Los nuevos mexicanos nunca olvidaron su amor por la lana. Si ha marcado algunas de las mejores experiencias de Nuevo México, el Museo de Arte Colonial Español, Indian Market, Spanish Market y El Rancho de las Golondrinas, en Santa Fe, la Feria de la Nación Navajo del Norte, en Shiprock the New Mexico Farm & amp Ranch Heritage Museum, en Las Cruces o Heritage Farm, en el BioPark de Albuquerque & # x2014 entonces probablemente hayas admirado alfombras, mantas, bordados, tapices y otras obras de arte hechas con lana de Nuevo México y teñidas con plantas locales. . Estas tradiciones culturales son más difíciles de mantener bajo presiones económicas & # x2014generaciones más jóvenes que dejan las áreas rurales por las urbanas, los pastos se subutilizan y la falta de educación agrícola para los jóvenes de Nuevo México. Pero todavía hay agricultores rurales que intentan aferrarse a una forma de vida radicalmente alterada por la globalización, así como ricos artistas de la fibra, tejedores, tejedores e hilanderos que viven en la ciudad y a quienes les encanta sumergirse en el placer meditativo y táctil de crear algo tangible. , único y duradero. Son orgullosos descendientes de los primeros artistas de la fibra de Nuevo México y # x2019, dedicados a preservar las tradiciones culturales de tejido, costura y teñido. Son esquiladores, operadores de molinos, veterinarios, carniceros y dueños de tiendas que intentan mantenerse a flote. Se han unido para tratar de encontrar y luego arreglar las puntadas caídas en Nuevo México & # x2019s proceso de oveja a chal.

Arriba: John Jewell es un Jedi con ovejas.

EVENTUALMENTE LA MAÑANA CALIENTE Jewell llevó a la oveja de aspecto más seco al establo. La puso sobre un trozo de madera contrachapada que había dejado para atrapar la lana y mantenerla alejada del polvo. Nos había imaginado empuñando algo como las tijeras Wahl que uso para cortar el cabello de mi esposo, pero Jewell había creado un artilugio más grande y complicado llamado Supershear. Los dientes de la máquina se veían similares, pero estaba unida, a través de una serie de tubos de acero articulados, a un motor de medio caballo de fuerza que había atornillado a una viga de madera en el granero. & # x201C Esto es lo que usan los australianos, & # x201D, dijo, mostrándonos cómo quitar las cuchillas para afilarlas. & # x201C Algunos de esos tipos esquilan 400 ovejas al día. & # x201D Cuatrocientos, Pensé. La esquila debe ser más fácil de lo que imaginaba.

Jewell apoyó a la dócil criatura contra su pierna y deslizó la máquina zumbadora arriba y abajo por su flanco. Se parecía a lo que hace un Schick nuevo cuando lo deslizas a través de la crema de afeitar en tu espinilla. Le rodeó una pierna, se agachó por debajo del cuello y le quitó la & # x201Ccap & # x201D de la parte superior de la cabeza. Y terminó. & # x201CO¡Bueno! ¿Quién es el siguiente? Nadie se movió.

Finalmente, me ofrecí como voluntario. Un ayudante condujo a la oveja recién desnuda al corral y trajo una nueva y lanuda. Durante su demostración, Jewell nos había mostrado este movimiento Jedi en el que tomó al animal por el cuello y, suave pero firmemente, le llevó la cabeza a la pata trasera, guiándola suavemente a una posición sentada. Cuando lo probé, la oveja simplemente se quedó allí y me miró como ¿Qué diablos, señora loca? Sacudió un poco mi confianza. Pero Jewell me lo mostró de nuevo. Realmente no lo entendí, pero la oveja terminó con el trasero en el suelo. & # x201COkay, ahora agárrate a su cuello. Tienes que hacer que se apoye en tu pierna izquierda, dijo, y usa la derecha para sujetarle la pata delantera. Lo intenté. Era como jugar a Twister con una oveja.

Finalmente conseguí que se inclinara contra mí y Jewell presionó el mango de la máquina & # x2019s en mi palma, luego extendí la mano y accionó el interruptor Supershear & # x2019s. Agarré un puñado de lana y deslicé las púas de la máquina en su vellón, pero mi avance se detuvo de inmediato. Era como intentar clavar un tenedor desafilado en una almohada de espuma viscoelástica. Apoyé todo mi peso en mi brazo derecho y tomé otra pasada por su costado & # x2014 y la lana de color crema se cayó, exponiendo la piel de color rosa brillante y una fina capa de pelusa blanca como la nieve. & # x201CAaat & # x2019s eso, & # x201D Jewell dijo.

Al tercer paso, estaba comenzando a sudar. Cuanto más empujaba las cuchillas vibrantes debajo del vellón, más brillaba mi mano con grasa de lana y más difícil era sujetarme. Pasé una mano resbaladiza por el muslo reforzado de mis pantalones y respiré hondo. Hice varias pasadas más por el lado derecho, luego apunté los dientes hacia el territorio más desafiante de su pata trasera. Dejé que se hundiera en la madera contrachapada y se desplomó a mis pies como una bolsa de cemento húmedo, luciendo tan exhausta como yo. Guié la máquina hacia su anca, pero una vez que enterré los dientes en el vellón, no pude ver a dónde iban ni qué tan cerca estaban de la piel. Empujé la rodilla de la oveja y ella estiró la pierna, tal como el instructor dijo que haría. Mantuve los dientes bajos, siguiendo la curva de su pierna, y la lana se desprendió en una bonita franja ancha. A los pocos minutos había atrapado a la pobre chica. Quería rendirme. Pero Jewell (y Lente, la dueña de la oveja) me animaron. Llevaba tal vez 15 minutos. El sudor empapó mi camisa. No era bonito, pero terminé, luego me dejé caer en una silla mientras el siguiente estudiante se giraba.

Arriba: Alora Fernandez practica la esquila.

Después del almuerzo tuvimos una sesión sobre cómo recortar cascos. Las ovejas que viven en un pastizal cubierto de hierba no desgastan las pezuñas por sí solas, por lo que debe podarlas con regularidad. Si no, se volverán desgarbados y se acurrucarán sobre sí mismos. & # x201CISi son muy largas, las pinzas de herradura servirán, pero no se puede arreglar una pezuña demasiado crecida en un año, nos dijo la maestra de corte de cascos Kerry Mower, sosteniendo una oveja por el tobillo. Mower tiene un doctorado. en salud animal y trabaja a tiempo completo para el Departamento de Caza y Pesca de Nuevo México, pero tiene un rebaño de ovejas finlandesas y esquilador. Dibujó un diagrama del pie, mostrándonos cómo crece la pezuña y cómo evitar la rápida, el tejido blando en el centro de la misma. Corté un trozo de lo que parecía cuero crudo empapado de una pezuña de oveja. Nada sangró. Estaba un pie recién recortado más cerca de tener una oveja responsable.

Más tarde esa tarde, aprendimos cómo limpiar el vellón cortado, primero seleccionando todas las rebabas, trozos de heno y, desafortunadamente, la caca. Luego, lo fregamos, limpiando toda la grasa de la lana con baños repetidos en agua caliente y jabón. Luego vino el peinado y cardado de la lana, el proceso de alinear sus hebras para prepararla para el hilado.

Hoy, tiene suerte si gana $ 10 por un vellón agradable y razonablemente limpio. La pila fragmentada que hice esa mañana debe haber sido inútil. El ganadero de tiempo completo Cody Burns ha descubierto al menos una forma de ganar dinero con esto. Él y su esposa crían una manada mixta de merinos, Cotswolds, Gaddis y Teeswaters. Los profesionales esquilan la mayor parte de sus ovejas y venden la lana al por mayor, pero Burns dijo que mantiene a un lado lo mejor de los animales para lo que describió como & # x201C el mercado individual del vellón & # x201D & # x2014 hilanderos, tejedores y tintoreros que buscan la mejor calidad. lana de calidad que pueden terminar ellos mismos. Burns vino a Sheep Academy para poder aprender a esquilar esos pocos animales él mismo y, lo que es más importante, según su propio horario. Sus vellones de primera calidad podrían venderse a $ 50 la libra, lo que hace que solo uno valga tanto como los vellones de 50 ovejas comunes y corrientes combinadas. Pero el año pasado, no pudieron conseguir que un solo esquilador llegara a tiempo para el Festival de Lana de Taos de octubre de 2019, uno de sus eventos más importantes del año. & # x201CMan, podría haberme retirado si & # x2019 hubiera podido esquilarlos a todos antes que Taos, & # x201D, dijo con una sonrisa. & # xA0

Al perseguir la calidad por encima de la cantidad, Burns encontró un nicho lucrativo en un mercado que por lo demás está saturado con importaciones baratas de Australia y Nueva Zelanda. Nada puede reemplazar la conexión que hacen los clientes cuando le dan la mano al hombre o la mujer que alimentaba, cuidaba y esquilaba a las ovejas cuyo vellón están comprando. Lo entiendo. Vivo al lado de un grupo de ovejas Churro y Rambouillet, y hace un par de años mi vecino, Raúl Jaramillo, me regaló un vellón. Lo procesé en Mora Valley Spinning Mill y usé dos ovillos para tejer un suéter para mi primo y bebé. Hizo llorar a mi tía, lo que me hizo llorar. Había trabajado en el suéter durante semanas, pensando a menudo en Baby Evelyn, pero también en la oveja blanca al otro lado de mi cerca y el milagro que hace que le crezca un abrigo tan suave y lujoso.

Un sentimiento similar de conexión motivó a la campeona de bordado de colcha del mercado español, Julia Gómez, a venir a Sheep Academy como asistente del instructor de teñido natural (y maestro hilandero) Ric Rao. Las temperaturas nunca subieron por encima del punto de congelación, pero Gómez y su compañera campeona Annette Turk pasaron todo el día afuera, cargando ollas gigantes y humeantes de hierba de serpiente amarilla, cochinillas de color rojo rezumante y cáscaras de nuez de color marrón oscuro. Rao había recolectado algunas de las plantas él mismo, pero compró las cochinillas, que son más fáciles de encontrar y cosechar en México. Era un trabajo duro y físico, pero estaban decididos a enseñarnos la forma antigua de colorear la lana & # x2014la única forma real de hacerlo para el bordado tradicional de colcha, un estilo rústico de costura que es amado por sus colores entusiastas, flores caprichosas. y pájaros encantadores.

& # x201CI siempre pienso en las mujeres que lucharon aquí en la época colonial & # x201D Gómez dijo, & # x201C las mujeres que esquilaron las ovejas, hilaron la lana, tejieron la tela, hicieron el bordado y cuánto tiempo tomó. & # x201C # x201D Dijo que & # x2019d pasó ocho meses trabajando en la colcha que le valió un premio Best of Show en Spanish Market en 2010. Pero Gómez estaba desanimada porque solo un puñado de personas habían ingresado a la competencia de colcha en 2018. & # x201CIt & # x2019s es un arte moribundo, & # x201D, dijo con visible preocupación. Esa es la razón por la que ha estado asesorando a artistas jóvenes, haciendo demostraciones en El Rancho de Las Golondrinas y ayudando con clases como esta. Después del almuerzo, me ató cuidadosamente trozos de hilo de churro para que pudiera intentar teñir y tener algunas pequeñas muestras para llevar a casa.

Arriba: Los participantes del taller hilan lana y la tiñen.

Después de que terminaron los cuatro días, Eckhoff lo proclamó como un gran éxito. & # x201C Le enseñó a mucha gente lo difícil que es esquilar ovejas, & # x201D, dijo riendo. & # x201C Y creó muchas conexiones. Creó conciencia, interés y amor por algo tradicional que continuará creciendo. & # X201D Las tiendas de artesanía en Nuevo México están haciendo campaña por más hilo local, dice, y los productores no pueden & # x2019 satisfacer la necesidad. Ella espera organizar más eventos que unan a las personas de las ovejas, incluido un seguimiento de Sheep Academy.

De regreso a casa, me di cuenta de que todavía me quedaba mucho hilo blanco liso en la caja del Molino de Hilandería del Valle de Mora, así que decidí teñirlo de la manera que había aprendido. Herví cochinillas, remojé nueces negras y removí una maceta de flores de malvarrosa que recogí de mi jardín, luego sumergí mi hilo en las macetas. No era & # x2019t mucha lana & # x2014 suficiente para unos cuantos jerséis de bebé & # x2014, pero cuando surgieron los tonos, mi corazón se llenó de orgullo. Lo había hecho yo mismo.

EN EL SENDERO DE LA FIBRA
El Proyecto Oveja da la bienvenida a cualquier persona interesada en involucrarse en elementos de la industria de las ovejas y la cría, la agricultura, el trabajo con lana o el servicio de cordero en su restaurante. El proyecto conecta a los participantes para que puedan compartir recursos, conocimientos y formación. Los futuros talleres incluyen un menú de opciones y precios. Póngase en contacto con Alexandra Eckhoff, de la Junta de Ganadería de Nuevo México, en [email protected], o Katy Lente en [email protected]

El Festival de la lana de Taos se hace cargo de Kit Carson Park 5 de octubre & # x20136 por el año 36. Abastécete de la gran selección de lana local, artes de fibra, herramientas y más. Visita Critter Corner para comerse con los ojos a las alpacas, arrullar a las cabras y dejarte gruñir por una llama. Mira demostraciones y anima a los ganadores del concurso.

El Espa & # xF1ola Valley Fiber Arts Center celebra Semana del Churro 1 de octubre & # x20135, con clases de bordado de colcha y teñido natural. El centro también lleva hilados y suministros locales.

El Tienda de hilo en Nob Hill almacena hilo de Proyecto Oveja miembros, ofrece una gama completa de clases y organiza grupos sin cita previa para tejedores, crocheters e hilanderos.

El Molino de hilado del Valle de Mora procesa fibra local y dirige recorridos por la fábrica. Compre hilados y artes de fibra en el contiguo Tapetes de Lana galería. Llame con anticipación para confirmar el horario.

Tierra Wools vende lana orgánica certificada de ovejas locales y tejidos de artistas locales en una acogedora tienda cerca de Tierra Amarilla. Visite el sitio web para conocer las clases de tejido, hilado, teñido y más.

Visite el establo de ovejas y cabras en el Nuevo México Farm & amp Ranch Heritage Museum, en Las Cruces, y apúntate a talleres de fieltro y tejido & # x2014, algunos diseñados solo para niños.


Atraer nuevos usuarios es un desafío, crucial para las bibliotecas

Es verano en el condado de Dubois, y para las bibliotecas locales, eso significa una afluencia de usuarios y más oportunidades para atraer a otros nuevos.

Cada año, las cinco bibliotecas locales (Birdseye Branch Library, Dubois Branch Library, Ferdinand Branch Library, Huntingburg Public Library y Jasper Public Library) albergan el programa de lectura de verano, un programa básico del año que desafía tanto a niños como a adultos a leer a través del meses más cálidos, atrayendo a los clientes con premios y actividades especiales. El programa de toda la temporada atrae a multitud de personas, generalmente padres e hijos, a las bibliotecas. Cada año, el programa trae un puñado de nuevas familias a cada biblioteca, dijeron los bibliotecarios. Es una excelente herramienta de contratación y una de las muchas herramientas que los bibliotecarios tienen en sus arsenales.

"El objetivo de la biblioteca es seguir siendo importante para la comunidad", dijo la directora de la biblioteca de Huntingburg, Angie Haake. “Para seguir siendo significativa, la biblioteca debe demostrar por qué se necesitan nuestros servicios. Para hacer esto, la biblioteca debe aumentar el conocimiento de los servicios al comprender las necesidades de nuestros usuarios ".

Para las bibliotecas locales, aumentar la conciencia significa salir a la comunidad. Las cuatro bibliotecas se asocian con escuelas locales y ofrecen acceso gratuito a bases de datos en línea que los maestros pueden usar en sus planes de lecciones y los estudiantes pueden usar para proyectos. Las bibliotecas en el Sistema Contractual del Condado de Dubois - Birdseye, Dubois, Ferdinand y Jasper - emitieron a cada estudiante en los sistemas escolares una tarjeta de biblioteca de acceso digital, que les da a los estudiantes acceso ilimitado a los recursos en línea de la biblioteca incluso si no tienen una biblioteca completa. tarjeta. La gerente de la sucursal de Jasper, Beth Herzog-Schmidt, dijo que las tarjetas digitales han logrado atraer a nuevas familias a las bibliotecas.

“Vienen y les emitimos tarjetas de biblioteca de acceso completo”, dijo.

Las bibliotecas de Huntingburg y Jasper enfatizan salir a sus comunidades como una herramienta de reclutamiento. El personal de la biblioteca de Huntingburg participa en el desfile de Herbstfest y lleva a cabo un programa de divulgación en Waters of Huntingburg.

El personal de la biblioteca pública de Jasper participa en varios eventos comunitarios, como la caminata anual Chalk Walk y la exposición de maternidad y bebés de Jasper. También se asocian con escuelas, programas extracurriculares y centros para personas mayores para programas de manualidades. Los nuevos padres del Memorial Hospital and Health Care Center obtienen una bolsa para bebés de la biblioteca con un libro para niños e información sobre alfabetización temprana y la biblioteca. En marzo, la biblioteca se asoció con Brew, un restaurante local junto a Courthouse Square, para un programa Green Eggs and Ham para celebrar el Día del Dr. Seuss.

"Creo que el simple hecho de ser visible es una buena manera de llegar a las personas que nunca han venido o que tal vez no saben todo lo que tenemos para ofrecer", dijo Herzog-Schmidt.

La gerente de la sucursal de Dubois, Anita Murphy, se basa en la programación creativa para atraer nuevos usuarios a la biblioteca. Para ella, las actuaciones son las principales atracciones, y la biblioteca ha albergado varios conciertos pequeños, espectáculos de magia, espectáculos de marionetas, espectáculos de animales, lo que sea.

"Aquí en Dubois, la gente no tiene la oportunidad de ver esas cosas a menos que conduzcan hasta Jasper", dijo Murphy.

Cuando las actuaciones son demasiado grandes para el espacio de la biblioteca, la biblioteca se une a Dubois Middle School para organizar eventos en el gimnasio. Para aquellos, la biblioteca entrega boletos de rifa de pizza para atraer a los asistentes a la biblioteca.

Dubois también trabaja con las escuelas para cubrir habilidades sociales como la costura y la cocina, ya que los cursos de economía doméstica no son tan comunes.

Al igual que Dubois, las otras bibliotecas también confían en sus programas para atraer nuevos usuarios a través de las puertas. Cada sucursal alberga varias noches de artesanía y clubes de lectura. La Biblioteca Jasper organiza regularmente un club de degustación que permite a las personas compartir recetas y reunirse para comer, y Ferdinand Branch ofrece clases de elaboración y toma de aceites esenciales de vez en cuando. Para correr la voz, las bibliotecas utilizan las redes sociales, los periódicos locales y los calendarios en sus sitios web. Su objetivo es ser ecléctico e intentar ofrecer algo para todos.

“Nunca puedes quedarte sin ideas”, dijo Murphy. "Siempre existe Pinterest".

Sin embargo, atraer nuevos clientes puede ser un desafío. Los bibliotecarios se enfrentan a la idea de que las bibliotecas son simplemente depósitos de libros y lugares para lectores. Eso simplemente no es cierto, dice Murphy. Las bibliotecas de hoy son lugares donde las personas sin acceso a Internet pueden acceder a la Web, donde los niños y adolescentes pueden reunirse después de la escuela para realizar actividades y donde las personas vienen a aprender nuevas habilidades. Los bibliotecarios están de acuerdo en que mostrar a los miembros de la comunidad todo lo que la biblioteca tiene para ofrecer es clave para atraer nuevos usuarios.

"Una vez que entran y ven de qué se trata la biblioteca", dijo Murphy, "vuelven".


Un relanzamiento de Silicon Valley

REDWOOD CITY, a unas 25 millas al sur de San Francisco, era una ciudad bulliciosa de transporte y madera a mediados del siglo XIX, hasta que desapareció del radar en los años 70, debido, en parte, al importante desarrollo minorista en la cercana Palo Alto. y fue etiquetado con el desafortunado apodo de Deadwood City. Pero en los últimos años, este tranquilo suburbio de Silicon Valley ha comenzado a deshacerse de ese apodo, resurgiendo con una afluencia de nuevos restaurantes, tiendas y teatros. La ciudad también se esfuerza por preservar los monumentos históricos, como el palacio de justicia con cúpula de vidrio, que celebra su centenario este verano con conciertos al aire libre y una ceremonia de dedicación del 4 de julio.

"Redwood City solía ser tan silencioso que podías lanzar una bola de boliche por Broadway a las seis de la noche", dijo Pat Webb, sentado en la recién instalada Courthouse Square, una plaza de estilo europeo salpicada de fuentes de piedra italianas y de madera. mesas y sillas. La Sra. Webb, gerente de vivienda y desarrollo económico de la ciudad, ayudó a encabezar un proyecto de revitalización del centro de $ 50 millones, que agregó tiendas minoristas y restaurantes a lo largo de Theatre Way y creó paisajes urbanos más amigables para los peatones.


Los indios en cambio llevan la lucha racial a las ciudades del oeste de Canadá

SASKATOON, Saskatchewan —Las ciudades que se extienden a lo largo de Canadá y las amplias praderas tienden a ser pequeños grupos de carreteras rectas y planas, con una tradición de irse a la cama temprano y un sentido de orden generalizado.

Pero en los últimos años, su tranquilidad se ha visto alterada por una avalancha de indios que abandonan las reservas y los pequeños pueblos en busca de una vida mejor. La llegada de los indios está dando a lugares como Saskatoon su primera prueba de discordia racial grave.

Al mudarse a la ciudad con muchos sueños pero generalmente sin dinero o habilidades, los indígenas tienen problemas con la vivienda.

bienestar social, con discriminación laboral y con la policía. Su nueva situación urbana parece, para muchos canadienses, comparable a la de los negros que inundaron las ciudades de los Estados Unidos hace una o dos décadas.

"Los canadienses siempre han pensado con aire de suficiencia que los problemas raciales estaban todos al sur de la frontera, pero están comenzando a descubrir algunos aquí mismo", dijo el Dr. Howard Adams, líder de los tthis, o personas de raza mixta, que viven en muchas de las encías nevhirban de Canadá.

"Esta migración a las ciudades es absolutamente idéntica a lo que hicieron los negros en: los Estados Unidos, y, una vez aquí, también estamos siguiendo la misma ruta", dijo el Dr. Adams, profesor de la Universidad de Saskatoon con un doctorado de la Universidad. de California en Berkeley. Al igual que en otros grupos indígenas de Occidente, dice el Dr. Adams, está viendo nuevos signos de orgullo étnico y militancia entre su gente cuando llegan a la ciudad. "Canadá simplemente tendrá que hacer frente al problema", dice.

Desde este punto de vista, Canadá, una sociedad tradicionalmente anglosajona, simplemente ignoró a su pueblo indio mientras permanecieran en las reservaciones y en los pequeños asentamientos de influencia y trampas del norte. Pero ya no se pueden ignorar.

en Regina, Saskatchewan, anii. Winnipeg, Manitoba, los metis y los indios constituyen quizás el 8 por ciento de la población, y las proporciones, que aumentan rápidamente, no son mucho menores en Edmonton y Calgary en Alberta y en Saskatoon: -.

El censo de 1971 mostró que el número de indios que vivían en cada una de esas ciudades se había cuadriplicado en una década.

Los barrios indios superpoblados y deteriorados, con sus patios delanteros embarrados y plástico clavado en las ventanas para protegerse del frío, suelen estar separados de los blancos por el laberinto de vías del tren que parece una característica estándar de todas las ciudades de la pradera. Pero los barrios marginales están creciendo rápidamente y se están extendiendo a otras secciones, con las tensiones resultantes.

Tanto en Saskatoon como en Regina, los residentes blancos han firmado peticiones contra sus vecinos indios. “La presencia de este tipo de inquilinos ha tenido un efecto decisivo en la devaluación de todas las demás propiedades en el área”, decía una queja típica de moneda & # x27‐ ’.

En Edmonton, se dice que algunos agentes inmobiliarios misteriosamente se quedan sin listados cuando descubren que un cliente potencial es indio.

Los empleadores a los que se les pide que contraten a un indio como vendedor, cajero o mesera a menudo responden: "Me gustaría, pero mis clientes no lo tolerarían". Las actitudes de la policía también recuerdan a menudo los sentimientos estadounidenses no hace muchos años. Un oficial de policía de una gran ciudad, preguntado sobre el estado de las relaciones entre los miembros de su fuerza y ​​los indígenas, respondió con una sonrisa:

"Eso depende de lo borracho que esté el indio en ese momento".

El mismo funcionario, admitiendo que la ciudad tenía solo un policía indio, dijo: "No vamos a salir a buscar reclutas indios, pero cualquier hombre que entre por la puerta con las calificaciones adecuadas puede hacer nuestra fuerza, independientemente de la raza". , color o credo ".

Los indios urbanos a menudo tienen una tasa de desempleo del 50 por ciento o más, y pasan gran parte de su tiempo merodeando por las esquinas, lo que aumenta considerablemente su contacto con la policía.

En las reservas gubernamentales o en los pequeños pueblos aislados, los indios están acostumbrados a tratar con comerciantes ávidos de sus negocios, pero en las ciudades, donde los blancos están acostumbrados a tratar con otros blancos, a menudo es una historia diferente.

"Estás en una tienda por departamentos y necesitas ayuda", explica Peter Dubois, un indio que nació en una reserva pero que ahora vive cerca de Regina. “Así que te quedas ahí, y esperas y esperas. También ocurre en bares y restaurantes. Te das cuenta de que te han notado, pero el camarero o vendedor blanco se muestra reacio a acercarse a ti ".

Dubois, que está creando una asociación india en Regina, principalmente para ayudar a los recién llegados, dice que la vivienda es su mayor problema. Los propietarios que no rechazan los alquileres de Ahem, dice, a menudo les cobran precios exorbitantes, al igual que algunos. Los propietarios de Harlem le han hecho a los negros. Saskatchewan, la provincia con el porcentaje más alto de indios, creó una comisión de derechos humanos hace un año para escuchar "tales quejas". Pero el Sr. Dubois dijo: "Antes de que lleguemos al punto de recibir un tratamiento normal, que es todo lo que queremos, tendremos que deshacernos de la imagen de indios borrachos y perezosos".

El alcoholismo sigue siendo uno de los principales problemas de salud de los indios de Canadá, y se puede ver a hombres y mujeres indios ebrios dando bandazos por las calles del centro de la ciudad en cualquier momento desde la mañana hasta la noche.

Combatiendo el problema de la bebida

"Eso es lo preocupante", le dijo una mujer blanca a un entrevistador de televisión en Winnipeg. “Vas al centro a comprar y están borrachos por todas partes. Nunca solía ser así ".

En una calle trasera destartalada ”de Saskatoon, un metis de 50 años llamado Clarence Trottier, él mismo un ex alcohólico” está trabajando en ese problema, la cerveza opera una de una docena de residencias de alcohólicos que han surgido en las ciudades occidentales desde el Los indios comenzaron a vivir en grandes cantidades.

“Ya sabes, mudarte a las ciudades y concentrarnos, juntos de esta manera puede habernos hecho algo bueno y habernos dado un poco de orgullo”, dijo.

“When I grew up, I felt guilty about being a half‐breed —I was ashamed of it,” he‐explained. “But now my kids, are proud of their heritage, and they brag about’ it to the little Ukrainian kids at school.”


New Cookbook Compiles Recipes From Beloved Astoria Eateries

ASTORIA, QUEENS — Astoria residents missing their neighborhood restaurants and bars amid the coronavirus pandemic will be able to replicate some of their favorite recipes at home, thanks to a new cookbook launching next month.

The Astoria at Home digital cookbook will compile recipes for small plates, main courses, cocktails and desserts from eateries across the neighborhood that can be prepared at home by chefs of any level.

Proceeds will support the Astoria Mutual Aid Network, whose volunteers are helping vulnerable community members during the pandemic by grocery shopping, running errands, picking up prescriptions and more.

The cookbook is the brainchild of Katie Riley, who has called Astoria home for the last seven years.

(Keep up with news in Astoria and Long Island City by subscribing to Astoria-Long Island City Patch to receive daily newsletters and breaking news alerts.)

She said she was inspired to start the project after reading a New York Times article on the resurgence of the community cookbook during the pandemic.

“One of the things I've always loved about the neighborhood is we have such a diverse food scene," Riley told Patch. "We’re trying to create something that really reflects the diversity of the community.”

Recipes such as the aptly-named "staycation cocktail" from Sek'end Sun, which Riley named as one of her favorite neighborhood haunts, will be paired with stories and memories submitted by community members.

“It’s part cookbook, part scrapbook," Riley said.

Since kicking off the project last month, Riley has assembled a team of more than half a dozen people to put the cookbook together. About two dozen restaurants and bars so far have agreed to send in recipes.

Participating businesses are also asked to share suggestions for how locals can best support them during the pandemic. The resulting list will be featured on the cookbook's website.

The cookbook launches in July but is available for pre-order at astoriacookbook.com. Stories can be submitted here.

3 Wuhan lab workers were sick enough to be hospitalized in November 2019, triggering calls to reconsider theory that COVID-19 originated in a lab: WSJ

The Wuhan Institute of Virology hasn't released raw data or lab records on its work with coronaviruses in bats.

Tiger Woods congratulated Phil Mickelson on his 'truly inspirational' win at the PGA Championship

Tiger Woods wasn't playing at the 2021 PGA Championship, but he gave a whole-hearted congratulations to champion Phil Mickelson on Twitter.


Los clientes que compraron este artículo también compraron

Sobre el Autor

Kris Dhillon writes with the authority of an accomplished Indian restaurateur with thousands of satisfied customers.

Extracto. & copy Reimpreso con permiso. Reservados todos los derechos.

India is a land of stark contrasts and startling paradoxes, and a culture with the kind of complexity, mystique and intrigue that develops only with a long, eventful and, at times, colorful history.

Many historians believe that Indian history and its cuisine are as old as humankind itself, evolving over the ages under the influences of travelers and invaders from all corners of the world, and from the emergence of various religions, rulers and cultures internally.

Despite this, Indian cuisine has not lost its original identity. It has instead become richer and more diverse, while managing to retain the core principle that everything we eat should be pure and balanced. Onions, garlic, ginger and spices, integral to Indian cuisine, have proven health-giving properties. Cook your curries with healthy oils such as olive, sunflower and safflower, using ghee, butter and cream in moderation, and you will have a diet that is not only compatible with a healthy lifestyle but one that contributes to it.

Indian cuisine is wonderfully rich and varied. The regional variations reflect the historical influences, contrasting demographics, culture and ethnicity of this vast and exotic subcontinent. With a multitude of vibrant dishes flavored with aromatic spice blends (masalas) and fresh fragrant herbs, it is not hard to understand why Indian food has become a firm favorite all over the Western world.

Traditional Indian cuisine is split into four categories: North Indian, South Indian, East Indian and West Indian. However, ask for a chicken tikka masala anywhere in India, and it is likely that all you will get is a blank look. Going out for a curry is not an Indian pastime but in the West, and Britain in particular, it is a ritual that many people relish with gusto. Chicken tikka masala is reportedly the most frequently consumed dish in Britain and is even more popular than fish and chips.

The cuisine of Indian restaurants, loved by millions, does not fit into any of the traditional Indian cuisine categories, but it embraces some aspect of each, becoming in itself quite unique. It is this cuisine that holds the uncompromising, tantalizing allure for the vast majority of curry lovers in the West. The traditional recipes, as wonderful as they are, simply don't "have it" when your tastebuds are crying out for the distinct, deep "curryish" flavor and aroma of restaurant curries.

Indian restaurant cuisine has its origins in the period of the British Raj. Indian cooks, pressed by their British masters to prepare meals that were more acceptable to the British palate, modified traditional dishes for which the British rapidly acquired a taste. So much so, that the first Indian restaurants were opened in the affluent parts of London so that British officers returning home from their duties in India were not deprived of their favorite foods. This was the beginning of a new cuisine.

The second phase in the evolution of this new cuisine took place in the mid-1900s as families from Bangladesh, migrating to England to make their fortune, opened Indian restaurants in the East End of London, an area still famous for this cuisine.

A number of Anglicized Indian dishes were created during that early period, including the well known and loved chicken tikka masala. Later in the century there was a rapid proliferation of balti houses serving delicately spiced curries, freshly cooked in a woklike pan. Beginning in Birmingham this new phenomenon rapidly spread to other parts of the country. The Balti dishes served in Indian restaurants are descendants of this cooking style and remain popular to this day.

In fact, Indian restaurant food has continued to grow in popularity all over the world. The United States' Immigration Act of 1965 saw an influx of Asian immigration to the U.S. and with it an insurgence of Indian restaurants, especially in San Francisco, Los Angeles, Houston, Chicago and New York. All-you-can-eat buffets with an array of standard dishes are common in many Indian restaurants in the United States, catering for a growing appetite for Indian food amongst the locals.

Indian restaurants are also common throughout Canada, particularly in Toronto and Vancouver where large numbers of Indian nationals have settled since 1970. The cuisine of South Africa also boasts several dishes of Indian origin some have evolved over time to become unique to South Africa while many others are recognizably traditional Indian preparations modified with local spices.

In Australia the popularity of Indian food has increased considerably in the last 20 years, resulting in a rapid growth in the availability of Indian food and ingredients. Nearly all Australian towns and cities now enjoy the existence of several good Indian restaurants and eateries, and more are opening each month.

There has emerged an avid and enthusiastic demand for dishes that challenge the modern Western palate, rather than pander to the tastes of yesteryear when recipes were adapted to create milder dishes like chicken korma and chicken tikka masala that were gentler on the tastebuds. Indian food is now integral to the Western diet and restaurateurs have responded by creating more authentic dishes with a "no-holds barred" approach to the use of more pungent spices and herbs.

There has also been a period of culinary evolution around the globe with a growing homogenization or mixing of cooking styles and techniques. Worldwide, professional chefs have sought to develop and promote the intermingling of a variety of popular cuisines, resulting in what has become widely known as "fusion" food. Indian chefs too have embraced these developments and Indian spring rolls, dhal soup and murgh (chicken) Ceylon are now commonplace on the Indian restaurant menu. While the favorites of the past decades remain popular, these elements of change have seen many more inventive restaurateurs create new and vibrant dishes.

In this book I seek to provide to curry lovers the know-how for creating these new and exquisite restaurant dishes. The New Curry Secret will show you how you can create the delicious restaurant curries of today, simply and easily. I have included all the closely held secrets, the special spice blends and tricks of the trade employed by Indian chefs plus some labor-saving tips and ideas to make it even easier when cooking Indian restaurant food at home.

The New Curry Secret will help you take your cooking to the next level. Not only does it give you a plethora of delicious recipes and cooking ideas, it goes a step further. It shows you what makes a good cook great how you can transform good dishes into mouthwatering delights that are a feast for the senses, just by using a few simple techniques.

In this book you will discover the closely guarded secrets of Indian chefs. You will be surprised, delighted and amazed to learn how you too can easily produce delicious restaurant curries at home curries that are as good if not better than the ones you enjoy in your favorite Indian restaurant.

The "no smell" curry sauce
It is the curry sauce that, more than anything else, influences the flavor, appearance and texture of the typical restaurant curry and differentiates it from the traditional homemade one. It is also the curry sauce that enables you to cook one or more fabulous restaurant curries in next to no time. Have a quantity of this sauce on hand and you can put together an array of delicious, authentic restaurant curries in a matter of minutes.

However, there is no such thing as a free lunch -- the smell of the boiling onions drives everyone out of the house for hours! Well, not any more! The new curry sauce will have them staying right where they are it actually smells good while it's cooking.

By making a few changes to the way the curry sauce is made, the unpleasant smell that emanated from the saucepan during the boiling stage has been eliminated. If you don't like the smel


6. Russ & Daughters: Open since the 1910s

When this famous shop first opened its doors in 1914, it was known as an appetizing store, aka store that sells &ldquothe food one eats with bagels.&rdquo A century later, the business is still in the family. Though it&rsquos since opened a nearby restaurant and museum café, a visit to the original storefront is still a must for a rainbow of incredible smoked fish (from pastrami salmon to whitefish), plus other Jewish specialties like matzo ball soup and chopped liver.


10 new and notable restaurants in Santa Monica

A bowl of Laksa, a spicy coconut-seafood soup is one of the traditional Asia dishes that appears on the menu at Cassia.

If you’re attempting to keep up with the restaurant scene in L.A., lately you may have found yourself eating a lot of dinners west of the 405 Freeway. That’s because more and more of the ciy’s restaurants are opening in Santa Monica, where the board shorts are plentiful and so is the avocado toast. From Main Street to Montana Avenue, there’s been an influx of new restaurants — toast, yes, but also a place that puts squid ink in your cocktail and a farm-to-table diner. Here’s a look at 10 of this year’s new and notable openings.

Avocado & Roasted Tomato Toast which has goat cheese, lime, Thai chili, pickled pearl onion and smoked salt at Ashland Hill.

Ashland Hill: This is a casual but trendy, order-at-the-counter-then-find-a-table restaurant by the crew behind Ox & Son, Art’s Table and the OP Cafe. The gorgeous patio makes for some prime people watching, and there’s charred shishito mac-and-cheese and falafel with sesame labneh on the menu. And the plating is as Instagram-worthy as food gets. 2807 Main St., Santa Monica, (310) 392-3300, www.ashlandhill.com

Aestus: At the base of the Arezzo residential building, this is where chef Alex Ageneau, formerly of the Royce at the Langham Hotel in Pasadena, is making skate wing schnitzel for lunch and grilled lamb chops with polenta and plums for dinner. Aestus is one of those restaurants that’s perfect for multiple occasions, including a first date, business meeting or anniversary dinner. 507 Wilshire Blvd., Santa Monica, (424) 268-4433, www.aestusrestaurant.com

Mutton Chop at Belcampo Restaurant in Santa Monica, Calif.

Belcampo Meat Co.: If you’re craving a cheeseburger, one of the best sherry cocktails in the city and a package of lamb chops to cook the next day, this is the place. There’s no shortage of red meat on the menu, cocktail whiz Josh Goldman is mixing the drinks and there’s a full-service butcher shop in front. 1026 Wilshire Blvd., Santa Monica, (424) 744-8008, www.belcampomeatco.com

Cassia’s charcuterie platter includes Singaporean Candied Pork, Lamb Ham, Vietnamese Meatloaf and Smoked Red Sausage.

Cassia: At Bryant Ng’s new restaurant, the flatbread comes with garlic and lemongrass snails, you can order a bowl of laksa and Times restaurant critic Jonathan Gold is a fan of the pot-au-feu. And the charcuterie board is the most unusual in town, with house-made Vietnamese herb-spiked salami, lamb and whipped fatback. 1314 7th St., Santa Monica, (310) 393-6699, cassiala.com

Esters in Santa Monica is the latest project from the Rustic Canyon Group.


Victory Park at 20: Dallas project finally comes into its own with new apartments and eateries

10:58 AM on Aug 23, 2018 CDT

Walk down the main drag at Dallas' Victory Park and you'll see a familiar urban vibe.

There's a sandwich shop, a pizza place, coffee shop and spa. A Texas-style pub is buzzing with business across the street from the new multiscreen cinema. The candy store and an ice cream shop are open, along with the Asian bar and bistro.

Customers coming to the retail street walk over from more than 3,000 apartments in the district. And nearby office towers provide a steady stream of lunchtime eaters.

Twenty years after the project opened, Victory Park is finally coming into its own. While the project on the northwest corner of downtown still carries the weight of failures in the early days, new developments and reconstruction of the retail street have given Victory Park a reboot.

"Come back in October and November and you'll see even more changes," said Lance Fair, Victory Park vice president. "Where we have headed is to make it the best walkable food and beverage district in the city of Dallas. I humbly say this is going to be the best district Dallas has ever seen."

Dallas has been hearing that story for a while now.

Built around the city's new sports arena, Victory Park was one of the largest urban renewal projects in the country when it was announced in 1998. The billion dollar high-rise development was planned to replace an aging power plant, rail yard and old grain elevators on 75 acres between Interstate 35E and Uptown.

With $125 million from Dallas voters to build the centerpiece arena, developers set out to construct millions of square feet of high-rise offices, hotels, residential units and a high-end shopping district.

Then-Mayor Ron Kirk at the unveiling described Victory Park "as exciting an urban redevelopment project as you're going to get."

The timing couldn't have been worse.

Victory Park opened just before the Great Recession hit - starting in 2006 with the W Hotel, condos and shops.

The retail storefronts never filled up. Stores that opened later closed. In 2009, German investors who had poured more than $185 million into the project took ownership of most of the development.

Original developers, the Perot family's Hillwood, kept several key Victory Park building sites, which it still manages and plans for future construction.

Fair, the chief operating officer for Florida-based Estein USA that represents the German investors, said Victory Park was under a cloud when his firm took over.

"Everything with the recession had turned down," Fair said. "We felt we had to get more people here and more density.

"Instead of walking away, we wanted to make Victory something Dallas was proud of," he said. "We had to employ a significant amount of additional capital."

Estein leased up Victory Park's office space and sold building sites for apartments. Originally the development was planned with block after block of high-rise office projects.

"I couldn't have told you in 2009 we would end up with over 3,000 multifamily units down here," Fair said. "But that has made the difference and made the retail leasing effort less difficult.

"Density is really what we needed."

Victory Park brought in Fort Worth-based Trademark Property in 2012 to untangle its retail mess.

Trademark CEO Terry Montesi said he didn't immediately jump at the chance to work on Victory Park.

"It was thought of as a failed project," Montesi said. "It was built like a corporate office campus.

"It had lost credibility in the market," he said. "Victory Park was unfinished and car friendly, not people friendly."

When Victory Park's owners agreed to remodel the storefronts and — with the help of city tax district funds — reworked the streets, sidewalks and signage, Trademark agreed to tackle the redo.

"We are 83 percent leased now," Montesi said. "When we got the call to come to Victory Park, it was 28 percent leased."

Almost half of the new retail street tenants are food and beverage operators — not the high-end apparel and home goods merchants originally planned for the project.

Successful Dallas restaurateur Tristan Simon was one of the new players who agreed to give Victory Park another chance. He's opened his Billy Can Can saloon and restaurant on Victory Park Lane.

"Victory always held a lot of promise as a walkable urban district," Simon said. "It just needed time for the market to grow up around it, and it had to be completed and merchandised in the right way.

"I jumped on board because

and Trademark had the conviction and vision to get the job done, and I felt we could help ignite a local food and beverage movement within the district," he said. "The plan is working, and a vital street culture is clearly emerging in Victory now."

Instead of the "Ferrari driving crowd" that Victory Park originally was tilted toward, the retail tenants are now more geared to neighborhood residents and workers, Montesi said.

The new eight-screen Cinépolis movie theater provides a second entertainment draw along with the American Airlines Center arena.

"The arena is a nice anchor but when they are not having anything going it's very difficult," Fair said.

The project has also fought off perceptions of a parking shortage with the construction of more than 700 additional garage spaces.

"We want Dallas to come here, so we've worked very hard to put a parking program in place," he said.

More and more visitors to Victory Park aren't coming in their cars.

"They use Uber and ride sharing," Montesi said. "So many people don't drive to entertainment venues. And these are now fun streets to walk."

Estein only has two development sites left in Victory Park.

And there are blocks left for two additional office projects on the west side of the development — including one owned by Hillwood.

Houston developer Hines recently acquired a key vacant lot across the street from the American Airlines Center, where it's planning a high-rise residential building.

"Hines selected the premiere corner of Olive Street and Victory Park Lane for future residents to enjoy unmatched walkability in Dallas' new urban core," Hines managing director Ben Brewer said. "The current influx of high-end retail, restaurant and entertainment offerings presents the opportunity to attract even the most loyal downtown and Uptown renters.

"We have enjoyed our involvement with Victory Park and look forward to committing more capital in the area."

Hines was a partner in the development of the One Victory Park office tower.

"We were very thrilled with the outcome here," Fair said. "Mixed-use projects have become lot more in vogue today. Where we have headed with Victory Park has turned out to be the right place to go with it."

The developers are still working on a public art program for the project. And a new marketing campaign is in the works for later this year when all the construction is done.

"We have to build a brand — the old brand was stigmatized," Montesi said. "We've got to be careful we do the rest very well."